Decoración de paredes, guía esencial

pared decoradaExisten infinidad de alternativas a la hora de decorar las paredes de tu hogar, dependiendo de lo que busquemos, de la habitación o espacio que queramos adornar e incluso de nuestra economía, podemos elegir una u otra opción. A continuación comentaré algunas de las opciones más usadas en los últimos años en la decoración de paredes.

La opción más clásica y utilizada por todos es la pintura. Es una forma fácil y económica de conseguir un ambiente u otro dependiendo del color y la terminación que utilicemos. Existen infinidad de tonos y efectos (degradaciones de color, estuco, rayas…) y evidentemente la elección dependerá de nuestros gustos. Aun así podemos decir que, por ejemplo para las estancias no muy amplias o poco iluminadas, es recomendable colores claros que produzcan amplitud, así para las habitaciones de los más pequeños son más
utilizados los colores pastel, ya que transmiten serenidad frente a los colores más vivos que pueden ser demasiado estimulantes. Cada color aporta un estilo en sí mismo a cualquier habitación, en función de las sensaciones que busquemos para ese espacio.

Otra opción en auge en la decoración de paredes es la colocación de pegatinas o vinilos. Es una forma de personalizar cualquier pared, con vinilos de muchísimas formas e incluso palabras. Lo mejor del vinilo es que es personalizable al 100%, cada vez hay más empresas que fabrican el vinilo totalmente personalizado y ajustado a nuestras necesidades.

Los cuadros son otra opción en la decoración de paredes. Independientemente del color de las paredes, los cuadros pueden aportar diferentes estilos dependiendo de los marcos, las pinturas o fotografías que contengan. Así mismo la disposición de los cuadros puede marcar la diferencia en el estilo del espacio a decorar. Por ejemplo, unos cuadros colocados en hilera sobre nuestro sofá nos aportan sobriedad mientras que poner diferentes cuadros de diferentes tamaños nos proporciona una estancia más desenfadada y original.

Otras formas de decorar las paredes son con tapices, espejos, cenefas, macetas e incluso con piedras (por ejemplo alrededor de una chimenea). En definitiva  en la decoración de paredes se puede utilizar cualquier recurso que se nos ocurra, ya que al fin y al cabo, es nuestro estilo personal el que debe verse plasmado en el espacio que nosotros mismos vamos a disfrutar.